miércoles, 30 de septiembre de 2020

Preguntas que deberías hacerte antes de escribir tu CV. Colaboración de @curriculumytrab

Escribir tu CV no es una tarea para nada complicada. Eso lo primero. Pero tampoco es algo que debas tomarte a la ligera porque cuando ya lo tengas hecho y colgado en las diferentes plataformas, por mucho que lo adaptes a cada candidatura, tendrás la base definida.

Así que vale la pena que pienses un poco antes de ponerte a escribirlo. Piensa en ello con el objetivo que refleje lo que realmente quieres en función de tu objetivo profesional.

Preguntas antes de escribir tu perfil profesional

Este apartado no siempre aparece en un CV. Se trata de un texto breve que te “resume” a nivel profesional.

Se trata de dar una especie de hilo conductor a tu formación, experiencia y competencias. No es una

repetición corta de tu CV sino más bien una declaración de intenciones.

Sería interesante que te preguntaras:

¿Realmente quiero añadir esta parte en mi CV? ¿Por qué?

Se trata de un apartado “voluntario” así que si decides añadirlo es porque consideras que aporta valor.

Es decir, que refuerza tu candidatura. Tienes que estar muy seguro/a de lo que escribes porque el mismo

texto a veces puede “darte puntos” y otras puede “quitártelos”.

¿Qué aportas realmente a las empresas que no aportan otras personas?

Piensa en qué te hace diferente como candidato/a, qué no se deja entrever de experiencia tras

experiencia y vale la pena que lo reflejes tú claramente.

¿Te has especializado en un determinado sector?

Si a lo largo de tu trayectoria has trabajado en el mismo sector o sectores afines eso implica que tienen

un conocimiento funcional propio de ese negocio así que muy probablemente tu curva de adaptación en

una empresa de ese sector será más rápida que la de otras personas.

¿Has crecido y asumido responsabilidades?

Todas las experiencias aportan. Eso está claro. Pero es que además hay personas que con el paso de

los años van asumiendo más y nuevas responsabilidades. Si has “crecido”, dilo.

¿Has avanzado hacia un perfil especialista o más bien te decantas por la gestión?

Vale la pena mencionar si eres un “gurú” en tu materia, si dominas la “técnica” del día a día de tu profesión

o si en cambio has ido tirando hacia un rol de gestor de equipo, de visión global y has dejado la

“producción diaria” a otras personas.


¿Sabes dónde quieres llegar?

Pregúntatelo. Y si no lo sabes, no pasa nada. Pero seguramente te pregunten lo típico de  “dónde te ves

de aquí 5 o 10 años”. Así que la cuestión es que te lo plantees simplemente. Puedes no tener respuesta

del cómo o del dónde pero podrás argumentar el por no qué no la tienes.

No obstante, eso no quita que no tengas un objetivo profesional más a corto plazo y sea interesante que

lo muestres en tu CV.

¿Qué rasgos te definen como profesional?

Está bien “rematar” este apartado con un apunte de tus competencias, de tu forma de trabajar, de tu parte

más personal. Al fin y al cabo, el CV es el medio para que empiecen a conocerte, ¿no?

Preguntas antes de escribir tu formación académica

Después de los datos personales o de contacto y de la descripción de tu perfil profesional –si optas por

añadirlo en tu CV-, la formación académica es el primer bloque “potente” de contenido del CV. En algunas

ocasiones podemos cambiar el orden con el bloque de la experiencia profesional pero lo cierto es que

“se espera” encontrar primero la formación: académica, complementaria y certificaciones.

Algunas de las preguntas a hacerte antes de escribir tu formación académica pueden ser estas:

¿Es mi formación académica acorde a mi orientación profesional?

Si lo es, remárcala visualmente e incluso sepárala del resto de la formación complementaria.

¿Es especialmente relevante el centro de formación?

No suele serlo, pero en algunos casos la formación se cursa en escuelas de renombre o trilingües.

Sea como sea, vale la pena nombrar el centro y las “peculiaridades” en este sentido.

¿Cursé esa formación en el tiempo “esperado”?

Si es así, puedes dar la fecha de inicio y la de fin. Si no, quizás vale la pena poner solamente el año

de fin. Incluso hay quien no especifica el año si la formación es muy reciente y “ha costado mucho

tiempo” o que lo remarca especialmente si quiere conseguir un contrato de prácticas (nos referimos al

contrato laboral que puede hacerse justo después de acabar una formación académica).

¿Destaca mi proyecto final o tengo doble especialidad?

Ambos son logros importantes que no debemos “dar por sabidos”. Escribámoslos.

¿He estudiado en otra ciudad o país durante toda o parte de la formación académica?

Esta pregunta es muy relevante porque implica un crecimiento personal y/o un conocimiento de nuevos

idiomas, tan valorados en el mercado laboral actual.

Preguntas antes de escribir tu experiencia laboral

Este es el núcleo duro del CV porque al final te están evaluando para que hagas un determinado

trabajo. Presta especial atención a este apartado.

Preguntas imprescindibles:

¿Toda mi experiencia profesional se alinea con mi objetivo profesional?

Como hemos dicho y repetiremos hasta la saciedad, toda experiencia tiene su valor. Pero debes

ponderar aquellas que tienen más relación con tu objetivo laboral o bien con la vacante que quieres

conseguir. 

Piensa si te puedes “ahorrar” alguna experiencia en tu CV que no aporte valor.

¿Tengo un perfil “dual”? 

Tiene relación con la pregunta anterior y va encaminada a determinar si es mejor que tu CV sea:

cronológico -descendente o ascendente- o bien un CV por áreas o tipos de experiencia (ej. Área de

experiencia en el ámbito de la hostelería y área de experiencia en educación, porque ambas aportan

para una empresa de gestión de comedores escolares y vale la pena tenerlas diferenciadas para dar

orden y claridad).

¿Tienen valor mis experiencias previas a mi titulación?

Muchas personas tenemos experiencia anterior a nuestro título académico. Valoremos si añadirlas en

el CV. Quizás en un inicio sí que vale la pena pero a medida que nuestra carrera profesional avanza,

quizás podemos eliminarlas.

¿Tengo “saltos” en mi CV?

Los períodos sin trabajar son algo normal en la vida laboral, pero en el CV no están muy bien vistos.

Así que deberás decidir si te conviene o no ponerlos en el CV para que no te rechacen. Pero,¿cómo

disimular esos “huecos” o “vacíos” en tu CV?

Sigue los consejos que te damos y prueba otros formatos para las fechas, o agrupa experiencias.

Seguro que te ayuda. 

Preguntas para determinar las keywords de tu CV

Las keywords son claves pero no hay más vuelta de hoja: tenemos que ver si en nuestro CV están las

que deben estar o no.

Pregúntate sólo estas dos cosas:

¿Cuáles son las keywords asociadas a mi objetivo profesional?

Seguro que las conoces y si no todas, algunas de ellas. Recuerda que también puedes contrastarlas

con aquellas palabras clave que aparecen en las ofertas de empleo a las que aplicas.

¿Tengo experiencia en esas keywords? ¿Tienen sentido en mi CV o las estoy “colando”?

Si ya tienes claras las keywords que necesita tu CV, haz lo posible para encajarlas. Seguramente la

mayoría de ellas tenga sentido añadirlas porque realmente tienes esa experiencia o esos conocimientos.

Si no, mejor no las añadas, pero busca la forma en la que puedas tenerlas más adelante (ej. ¿Y si

haces un curso de SEO o SEM aunque no tengas experiencia en ello?)

Preguntas para construir tu marca personal

Hasta aquí, todos los CV pueden parecerse mucho en cuanto al contenido. ¡La forma ya es otro tema!

El contenido tiene que ser el adecuado, por eso hemos repasado todas las preguntas anteriores pero…

¿Y nuestra marca personal?

Para acabar de perfilar tu CV pregúntate…:

¿Hago algo distinto a lo que supongo que hacen el resto de candidatos/as?

Quizás escribes en un blog o tienes el tuyo propio, o lideras un grupo de trabajo o un foro especializado.

Refleja las cosas “transversales” y demuestra que eres alguien a quien vale la pena conocer en una

entrevista.

¿Tengo redes sociales que me interesa dar a conocer?

Cuántas veces oímos y leemos que las empresas “espían” tus redes. La verdad es que hay algunas que

sí que lo hacen y otras que no.

Pero… ¿Y si te anticipas y se las das a conocer? Piensa si alguna de tus redes te favorece y añádela

(ej. Pinterest puede ser una buena opción, o tu twitter laboral… y quizás tu Instagram no lo sea tanto.

O sí).

¿Hay algún dato a nivel personal que me hace único?

Desde acciones solidarias y adhesiones a ONG’s a ser miembro en un club deportivo o de artes

escénicas. Más allá de reflejar hobbies como “leer, cine y teatro”, quizás tu parte personal aporta mucho,

muchísimo, a tu yo profesional.


Ahora, que ya tienes una checklist con todas las preguntas que tienes que hacerte para venderte y

posicionarte como un candidato de éxito, ¿a qué esperas para crear tu cv? 

¡Te están esperando!


Colaboración de www.curriculumytrabajo.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario