domingo, 28 de julio de 2013

550.000 parados arrojan la toalla

550.000 parados arrojan la toalla. Que no hay empleo, es más que una evidencia porque la larga crisis lleva 21 trimestres consecutivos destruyendo puestos de trabajo. Lo peor, como revela la última EPA, es que se está reduciendo a marchas forzadas la población laboral, es decir, el número de personas que, estando en edad laboral y en paro, no está dispuesta a trabajar. Pero, no es que no quieran trabajar. Sino que simplemente han arrojado la toalla a la lona de la desesperación porque creen que sus esfuerzos para encontrar un trabajo son baldíos ante el deterioro económico. Es lo que técnicamente se conoce como ‘efecto desánimo’, que parece haberse convertido ya en el ‘efecto desesperación’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada