martes, 4 de febrero de 2014

#Consejos para ser efectivo en la búsqueda de #empleo


Por Marta Mouliaá.
Cuando uno  se queda sin trabajo comienza una carrera de fondo en la que no sabemos cuándo encontraremos un empleo, si será de manera inmediata o se alargará en el tiempo. Debemos asegurarnos de correr en las mejores condiciones físicas, mentales y para ello, prepararnos para la carrera. Cuanto mejor sea esa organización y planificación de nuestra búsqueda de trabajo más garantías de éxito tendremos.

Han llegado a mí personas que su forma de buscar trabajo consistía en ir únicamente a los polígonos a dejar cv, otras que desde el punto de la mañana se sentaban al ordenador y no dejaban de mirar portales hasta la hora de la noche, otras que con un currículum no adecuado optaban a todos los puestos que veían encajara en su perfil o no, etc. Ello produce que a la larga si no has encontrado trabajo te desmotives y dejes transitoriamente de buscar y te puedes llegar a plantear ¿Para qué voy a seguir buscando? Si total no voy a encontrar trabajo, si todas las ofertas están dadas, si hay personas más preparadas que yo, si… si… Y no te das cuenta que quizá la dificultad no está solo en el mercado laboral sino en tu forma de buscar o en tu actitud.

En este artículo quiero compartir mi experiencia personal como técnico de selección y orientadora laboral para ayudar a los que visitan este blog a hacer más sencilla y efectiva la forma de buscar trabajo, con recomendaciones,  consejos sencillos y prácticos que he comprobado que funcionan:

1.- Organizarte la semana, dosifica tus fuerzas y tú tiempo:

Una tarea inexcusable que debes realizar es inscribirte en todas las Empresas de trabajo temporal (ETT) y agencias de colocación (AC) de tu localidad, y también en los portales de empleo, no sabes de cual te pueden llamar y por ley de probabilidades “cuántas más puertas toques más opciones tienes que una se abra”.

Es aconsejable que te marques una rutina para no gastar todas tus fuerzas en esta ardua tarea y mantener tu motivación. Te propongo que alternes las dos actividades: lunes, miércoles y viernes acude a las ETT y AC (si puedes ir en persona, mejor aunque hay algunas que de manera obligatorio tienes que inscribirte por la red, compruébalo antes) y los martes, jueves y sábado inscríbete en los portales de empleo vía internet. No le dediques las 24horas del día, márcate un horario y no más de 3 horas seguidas.

Una vez que estés registrad@ en todos los sitios de tu localidad o de la red que oferten de empleo, tendrás que organizarte para consultar las ofertas que cuelgan en sus páginas web. En muchos de los portales no se añaden ofertas todos los días, y a veces dejamos de visitar esos portales pudiendo perder ofertas que encajen con nosotros.

Por ello, recomiendo visitar todos los días portales como Infojobs (que cuelgan ofertas todos los días y las actualizan a partir de las 10h ) e Infoempleo,  y el resto dividirlo de lunes a sábado, consultando los mismos portales cada dos o tres días. También el sistema de “alertas” que ofrecen ciertas webs viene muy bien. Así conseguimos “peinar” toda la red sin ver las mismas ofertas todos los días, lo que nos puede desmotivar a la larga o no consultar esos portales creyendo que no tienen ofertas.

2. Oficina de empleo: Orientador, recursos  y recomendaciones

Si no conoces los recursos o llevas un tiempo en desempleo no busques trabajo solo, pide ayuda. Acude a tu oficina de empleo, solicita un orientador laboral que es la persona que te asesorará sobre los recursos de empleo que hay en tu localidad, listados de ETT y AC, como hacer un cv, proceso de entrevista, etc. Si no pueden ellos te indicarán las entidades colaboradoras que de manera gratuita también realizan esta labor. El orientador laboral es la persona que te acompañará en tu proceso de búsqueda de empleo.

3.- Pestaña de internet

Una manera fácil y cómoda de buscar portales cuando nos ponemos ante el ordenador es tenerlos guardado en favoritos y en la misma pestaña. Así no perderás tiempo y podrás organizarte mejor en la búsqueda. A continuación te pongo una imagen de cómo los tengo yo ordenados


4.- Analiza el perfil del puesto

No me cansaré de insistir en su importancia, analizar previamente el perfil del puesto nos sirve tanto para adecuar el currículum vitae como para preparar la entrevista. Muchos procesos de selección se pierden simplemente por no haberse informado que es lo que el reclutador está buscando, si le facilitas las claves que él quiere encontrar habrá más posibilidades de que nos encuentre o nos seleccione.

En el currículum vitae, hay quién no  dispone de las palabras adecuadas que describan las labores que ha realizado, por ello es importante que te fijes no sólo en lo que indica el anuncio de la oferta de empleo sino también que busques  el perfil de la ocupación donde tendrás más información.  En tu cv  debes adaptar esas descripciones, así facilitarás que el seleccionador encuentre en tu historial profesional las palabras clave que busca.

En cuanto a su utilización en la entrevista, si  conocemos de antemano las competencias, actitudes, habilidades o destrezas que son importantes en la elección del candidato será más fácil prepararnos la entrevista de trabajo y así aumentamos las probabilidades de ser seleccionados.

5.- Prepara la entrevista: puntos fuertes y débiles

Aún me encuentro muchas personas, de las que oriento o en los talleres/cursos de entrevista que imparto, que no se preparan esta pregunta  clave y fundamental en todo proceso de selección. El entrevistador busca personas que se conozcan a sí mismas, que  sean conscientes de sus limitaciones y sus talentos.

Toda persona que tiene ese autoconocimiento  se identifica con un buen profesional  y con alguien que tiene capacidad de relacionarse con los demás compañeros de manera adecuada. Las personas que tienen ese autoconocimiento y lo transmiten son preferidas a la hora de la contratación.

Es imprescindible tener esa pregunta siempre preparada pero sobre todo en los casos en que hemos presentado nuestro curriculum a un puesto de trabajo en el que no cumplimos todos los requisitos, o no hemos realizado todas las tareas que allí se describen o en nuestro curriculum hay algún dato que no encaja o  existe alguna laguna.

Todos tenemos muchas características personales y habilidades pero a la hora de tener que decir los puntos fuertes que nos solicita el entrevistador, tengamos cierta picardía o estrategia, digamos aquellas cualidades que tengamos y que coincidan con el perfil del puesto al que estamos optando.

Por ejemplo si el puesto de la entrevista es auditor indicaré entre los siguientes aspectos que pertenecen al perfil, aquellos que considere que son mis puntos fuertes. El auditor se caracteriza por ser una persona que se preocupa por el orden y la calidad, capacidad analítica (necesario para toda inspección y recopilación de evidencias), capacidad para trabajar en equipo, resolutivo, capacidad de planificación y organización, flexibilidad puesto que debe adaptarse a las diversas situaciones o relacionarse con grupos de personas diferentes, etc.

Respecto a los puntos débiles, hay que tener en cuenta que el entrevistador no es nuestro confesor ni nuestro psicólogo por lo tanto le diremos aquel que menos nos perjudique y siempre matizándolo para que se convierta en positivo.

Por ejemplo, mi debilidad es ser algo despistado pero como me gusta también tener todo controlado he aprendido a anotar todo en listados o en el móvil. Otro ejemplo, mi debilidad es ser impuntual pero como comprendo que a mí no me gustaría que me hagan esperar me pongo alarmas de tal manera que me hagan llegar a tiempo.

6.- La Red de Contactos

En España la mayoría de las ofertas de empleo no se publican y se cubren a través de contactos, así que es conveniente saber gestionarlos.

Planifica en tu agenda encuentros y charlas informales, que no te dé pereza o te venza el nudo en el estomago por tener que contactar, todas las personas tenemos un deseo de ayudar a los demás en la medida de nuestras posibilidades. Piensa que harías tú si alguien te llamase, pues de la misma forma reaccionamos todos.

Una vez hecho el contacto, prepara tu discurso: no sólo deben saber que estamos en desempleo sino también en que hemos trabajado y lo que podemos ofrecer profesionalmente. No les comentes sólo cuál es tu situación actual sino también pídeles consejo, quizá te abran nuevas puertas o contactos o te aporten una buena idea. No pidas directamente un trabajo porque puedes incomodar a la persona pero piensa que todos queremos ayudar y aportar nuestro granito de arena. Si sabes en que te puede echar una mano, concrétaselo.

Sé positivo y no cuentes tus problemas personales, procura no quejarte ya que puedes poner a la otra persona en una situación difícil, si lo haces se breve y hazlo de manera agradable. Ten en cuenta que tu red de contactos tiene que tener una imagen tuya de buen profesional, optimista, agradable y educado.

7.- Inscríbete en la oferta del portal y envía también tu cv a la empresa contratante

Si ves una oferta de empleo a través de un portal de empleo como puede ser infojobs y aparece también el nombre de la empresa contratante, te recomiendo que acudas a la página web de la empresa no sólo para disponer de más datos y adecuar tu cv sino porque a lo mejor han colgado esa oferta en su portal y te puedes inscribir en ella, saltándote los filtros del portal intermediario.

Si no han colgado esa oferta o no tienen un apartado específico con las vacantes disponibles, siempre suele aparecer en la página web de la empresa un “únete a nosotros”, “trabaja con nosotros”. Envía tu cv ya que lo pueden leer directamente el departamento de RRHH de la empresa que te interesa (asegúrate de realizar una buena carta de presentación si te lo solicitan)

8.- Sonríe. Haz deporte, pasea, asociaciones,  voluntariado.

No puedes ni debes estar las 24h en tensión buscando trabajo, ni angustiado porque aún continúas en desempleo por que por más que te sientas así, esa actitud no sólo no  va a conseguir que tengas un trabajo sino que además es contraproducente para tu salud mental. Toda esa angustia y estrés emocional se refleja en tu persona, en los contactos personales que haces a través de tu red de conocidos, en los procesos de selección, etc

Serás más efectivo si dejas un espacio para el ocio o el deporte, no tienes porque gastar dinero. Quedar con amig@s, correr, salir a pasear, leer, visitar exposiciones, etc contribuye a que no estés centrado todo el tiempo en la búsqueda de empleo y que tu mente se libere ocupándola con momentos de buena charla, algo de energía extra, sintiéndote bien física  y espiritualmente.

Si estás o te sientes sol@ busca una asociación en tu localidad que te interese (el ayuntamiento suele tener listado de todas las asociaciones registradas), haz voluntariado. Son algunas de las formas que pueden ayudarte a llenar tu tiempo y hacer que te encuentres  mejor.

Aprende a construir pensamientos positivos y ver la botella medio llena. Muchas personas son positivas por naturaleza y otros lo hemos aprendido a fuerza de repetírnoslo hasta que nos lo hemos creído. Empieza la mañana y finaliza la noche con una sonrisa y un pensamiento positivo, esa obligatoriedad continuada hará que al final te pueda salir de manera natural. Ante una misma realidad  puedes optar por tener una actitud u otra, y ser positivo te reportará mayores beneficios en tu vida.

Recuerda que eres y reflejas lo que estás viviendo y cómo lo vives.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada