viernes, 2 de septiembre de 2016

Cinco Claves para afrontar el Nuevo Mercado Laboral


Por Marta Mouliaá

En la actualidad la mayoría de los demandantes de orientación laboral son buenos profesionales que han perdido su empleo, quieren cambiar de empleo o buscan una nueva ocupación pero desconocen las claves para moverse en el cambiante mundo laboral y cómo hacerse VISIBLES ante las empresas.
Actualmente estamos viviendo en un entorno VUCA -acrónimo inglés de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad- la transformación digital afecta a casi todos los ámbitos, surgen continuamente nuevos mercados, se acumulan ingentes cantidades de información en los Big Data y de su análisis complejo se inducen nuevos hábitos de consumo que afectan a nivel global en la economía. Para profundizar en los cambios que ya se están produciendo y en otros que vendrán recomiendo la lectura de este artículo del diario Expansión Las once fuerzas que definirán la tecnología del futuro
Moverse en este entorno complejo requiere flexibilidad y continua adaptación; podríamos decir que muchas de nuestras competencias profesionales debemos considerarlas como versiones beta, sujetas a revisión y actualización permanente. Nuestro bagaje profesional, en el sentido tradicional y analógico, pierde peso específico en la realidad actual, de forma que paradigmas considerados como valores seguros se transforman o desaparecen frente a la realidad digital. 
Los que nacimos en un mundo analógico y todavía tenemos una larga vida laboral debemos aceptar que esta realidad ha venido para quedarse y es imparable, por tanto, cuanto antes iniciemos nuestra transformación digital mejor preparados estaremos para desenvolvernos en el futuro. 

Cinco Claves para estar preparados en este entorno VUCA:

1.  INFORMACIÓN

En este contexto, los profesionales hemos de dedicar tiempo para recabar y analizar la información disponible en internet y las redes sociales sobre la marcha de la economía en general, la evolución particular de  nuestro sector laboral y las aportaciones tecnológicas que se van implementando para  cotejarlas con nuestra experiencia y, sobre todo, la percepción que tenemos de nuestro entorno profesional.
Con esta información definiremos un primer punto de partida a partir del cual realizar cambios, desaprender lo erróneamente aprendido y reorientarnos hacia otro sector, si fuera el caso.

2.  AUTOCONOCIMIENTO Y AUTOEVALUACIÓN.


Con esa información y con tu objetivo profesional como meta, es preciso que realices un análisis DAFO (herramienta para conocer la situación real en el que una persona, empresa o proyecto se encuentra, y planear una estrategia de futuro) para conocer cuáles son tus debilidades y fortalezas  (ámbito interno), así como las oportunidades y amenazas existentes en tu entorno (ámbito externo). Este análisis nos ayuda a trazar el itinerario a seguir para alcanzar tu meta.

 https://www.youtube.com/watch?v=i07qz_6Mk7g

3.  COMPETENCIAS Y CUALIFICACIÓN.

Una vez llevado a cabo el análisis anterior, hay que elegir bien el Itinerario Profesional que seguiremos. Si hemos llegado a la conclusión de que precisamos mayor cualificación apuntándonos a un curso formativo, tenemos que elegir cuales serían los más adecuados. Acumular cursos de dudosa utilidad para alcanzar nuestras metas supone, además de una pérdida de tiempo y recursos, transmitir incoherencia a nuestros futuros empleadores.
Prestaremos especial atención a los siguientes aspectos: 
·         El contenido del curso. Será coherente con las actuales necesidades del mercado laboral, con los puestos y competencias más demandadas y con nuestras expectativas e itinerario profesional elegido.
·         El tipo del curso:
o   En función de nuestro currículo educativo y laboral, decidiremos si es preferible la vía de la educación formal: ESO, ciclo formativo reglado u otra titulación académica (grado, máster, posgrado) o si lo más adecuado sería realizar un curso homologado por el SEPE o por el Ministerio de Educación, obtener un Certificado de Profesionalidad o asistir a un curso de carácter privado.
o   También hay que tener en cuenta el tiempo disponible y los recursos económicos a nuestro alcance. Generalmente una cualificación profesional efectiva no se logra con cursos básicos de pocas horas y bajo precio; lo más habitual es dedicar bastante tiempo y el coste es proporcional a la duración. Si no disponemos de los recursos- tiempo y económicos- debemos reconducir nuestras expectativas.
En muchos casos, no es preciso embarcarse en una cualificación global. Basta con adquirir determinadas competencias claves imprescindibles para competir hoy en día.
“Los expertos en recursos humanos creen que las cualidades que deberán reunir los trabajadores en 2020 estarán enfocadas a habilidades transversales que compartan todos los perfiles, independientemente de rangos, especificidades o formación concreta. Las principales que destacan son las habilidades de colaboración, que incluyen el trabajo en equipo y la capacidad de trabajar de manera remota (no sólo centrada en el teletrabajo sino en la gestión de tareas o proyectos). También valoran las habilidades para gestión del cambio, que engloban desde la polivalencia y el aprendizaje constante al intraemprendimiento e innovación. Las habilidades técnicas y de orientación a resultados y las habilidades interpersonales, como la capacidad comunicativa de los trabajadores y el liderazgo, que ya están siendo demandadas, adquirirán mayor importancia aún. Otras capacidades serán igualmente necesarias en los trabajadores del futuro como las habilidades internacionales, la gestión de la propia imagen y los valores sociales.”
4.  MARCA PERSONAL Y VISIBILIDAD EN LA RED

Una vez hayamos iniciado el recorrido para nuestra trasformación profesional es preciso –siempre que nuestra profesión lo requiera-, ser y hacernos VISIBLES.
Hay quién cree que sólo hay que trabajar en la Marca Personal con el fin de destacar del resto de las personas y que te encuentren los clientes o los reclutadores, lo que no se dan cuenta es que la Marca es nuestra huella digital y si uno mismo no es quién la construye, serán los demás quienes lo harán y el resultado quizá no sea el que te guste.
El proceso de construcción de la Marca Personal es el Branding Personal. Éste comienza con el autoconocimiento;  nuestros objetivos profesionales deben estar claros, destacaremos aquellos valores donde aportamos valor, conoceremos bien a qué audiencia nos dirigimos y el canal más propicio para la visualización de nuestro perfil profesional y nuestros mensajes.
Incluyo un excelente resumen de todo el proceso de creación de Marca Personal diseñado por unos verdaderos referentes en esta materia: Andrés Pérez Ortega y Guillem Recolons, junto al equipo de soymimarca.


5. NETWORKING

Según el estudio realizado por Lee Hecht Harrison del Grupo Adecco: “sólo el 20% de las ofertas de empleo que se generan en España es visible. Esto significa que el otro 80% permanece en lo que se denomina mercado oculto o no visible de las ofertas de empleo. El mercado oculto se compone de las ofertas de empleo que no son visibles para la gran mayoría ya que muchas empresas prefieren no hacer públicas sus vacantes, acudiendo para cubrirlas a sus propias fuentes de reclutamiento, a intermediarios o a referencias de personas de su confianza”.
El 20% son las ofertas visibles, gestionadas por los Servicios públicos de empleo, ETTs, agencias de colocación, portales de empleo o redes profesionales o directamente publicadas por las empresas. El  otro 80% será inaccesible para nosotros a menos que algún contacto nos las haga llegar. De aquí la importancia de activar y cultivar adecuadamente tu red de contactos (Networking), y la mejor forma sería establecer una  relación “win to win”; es decir, el conocimiento mutuo deberá beneficiosos para ambas partes.
Planifica tu agenda encuentros y organiza charlas informales con amigos que no ves desde hace tiempo: antiguos compañeros de trabajo o estudios, acude a jornadas y eventos profesionales de tu sector, utiliza las redes profesionales (Linkedin, Bebee, Twitter, entre otras) e interactúa.
Una vez realizado el contacto, prepara tu discurso o “elevator pitch”: no sólo deben saber que estamos buscando una oportunidad de negocio o empleo sino también quienes somos, en que hemos trabajado, nuestras competencias  y lo que podemos ofrecer profesionalmente. Un error muy habitual al hacer Networking es pedir trabajo o centrarse únicamente en los negocios de la empresa donde trabaja nuestro interlocutor. No nos precipitemos, es  más sencillo y eficaz pedir su consejo u opinión,  que ir directamente a lo que buscamos porque de este modo probablemente lo incomodemos. Tus contactos, además de aportar valor por ellos mismos, son valiosos porque pueden abrirnos otras puertas, indicarnos otros contactos o darnos alguna buena idea. A la mayoría de las personas, cuando hemos empatizado, nos gusta aportar nuestro granito de arena para ayudar.
Sé positivo; no cuentes tus problemas personales. Procura no quejarte porque puedes poner a la otra persona en una situación difícil, pero si lo haces, se breve. Ten muy en cuenta que la primera imagen tuya en la red de contactos ha de ser: buen profesional, optimista, positivo, agradable y educado.
Considero que estas cinco claves son fundamentales para tener éxito en el mercado laboral actual. De la correcta planificación y el esfuerzo continuado para acometerlas dependerá  el éxito. Quienes piensen que con una mínima dedicación lograremos encontrar empleo, clientes, una eficaz visualización en el mundo digital, están equivocados.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada