domingo, 16 de octubre de 2011

¿Por qué hay miedo al cara a cara?

¿Por qué hay miedo al cara a cara? En la vida familiar y en la profesional todos nos enfrentamos a momentos difíciles en los que preferiríamos que nos tragase la tierra. ¿Ejemplos?, despedir a un empleado, comunicar malos resultados, atender a un cliente enfadado, pedir aumento de sueldo, simplemente pedir perdón... Son situaciones complejas que hemos de afrontar y que probablemente si no las resolvemos pronto se van a pudrir, con resultados difíciles de predecir y aplica... aunque hay quien las prefiere. Por otro lado, la tecnología nos da instrumentos de comunicación que pueden aliviarnos el mal rato del "cara a cara", aunque su abuso - por comodidad personal-aunque puede acabar por solucionar problemas, no siempre cierra heridas. Por ejemplo, los e-mails - imprescindibles, por otro lado-pueden ser el parapeto perfecto de quienes se aferran a su búnker.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada