jueves, 6 de marzo de 2014

Estoy #Desempleado ¿Cómo enfoco mi Proyecto Profesional?


Por Marta Mouliaá

Cuando nuestro contrato finaliza por los motivos que sean, lo más aconsejable es asumirlo y permitirnos, si es necesario, solo un rato pequeño para el duelo. Lo que ha ocurrido no lo puedo cambiar, por lo tanto es preferible no anclarnos en pensamientos tristes o pesimistas porque eso no van a modificar que estemos en el paro.

Debemos aceptar nuestra nueva situación, cuánto antes lo hagamos más pronto cogeremos las riendas de nuestro proyecto profesional. El ser positivo y constructivo son las reglas de oro para afrontar cualquier situación y en este caso, aún más.

Para pensar en tu  proyecto profesional debes detenerte  a reflexionar en qué punto te encuentras y en qué puesto o área quieres trabajar a corto, medio y largo plazo. Analizar si quieres continuar en el mismo sector laboral o prefieres o no tienes más remedio que reorientar de alguna manera tu vida profesional.  

Una vez que has determinado en que quieres desarrollarte profesionalmente, tienes que analizar si dispones las competencias técnicas (formación y/o experiencia), las destrezas y habilidades que se requieren en ese puesto, comprobando  que conocimiento, experiencia laboral o  aptitud debes reforzar o aprender y elegir el itinerario más adecuado para alcanzar tu objetivo.

A continuación para  que te sea más fácil esa toma de contacto con tu  proyecto profesional, voy a profundizar sobre alguna de las preguntas que me plantean las personas a las que oriento y aportar algún consejo práctico:

n  ¿Para el puesto que quiero desempeñar qué competencias necesito reforzar o aprender?

Tendrás que analizar las competencias técnicas que requiere el puesto, preguntarte si necesitas actualizar bien  tus conocimientos  en el desempeño de las funciones o bien en el área tecnológica o las TIC, puede que te hayas quedado obsoleto. Quizá necesites otra experiencia o práctica laboral que complemente la que ya tienes y así especializarte en otro campo.

Por ejemplo, si eres auxiliar administrativo contable deberías profundizar en el área de la gestión económica financiera o ampliar tu formación hacia otras áreas como es la laboral, realizando algún curso de nóminas o gestión administrativa de personal. Y siempre que sea posible con prácticas no laborales del curso.  Si has trabajado en almacén como operario de logística y desconoces la informática, sería conveniente que te familiarizaras con el office (Word, Excel y Access) y que también realizaras un curso de Técnico en gestión de stock o que realizaras el curso de carretillero tan demandado por las empresas, en caso de no haberlo realizado antes.

En los anteriores post ya he hablado la importancia de conocer el perfil profesional del puesto de trabajo, ya que sirve para elaborar el curriculum vitae, preparar entrevista y también para saber que competencias y capacidades requiere el puesto que quiero desempeñar y compararlas con las que tienes.

n  ¿Hay salida en el mercado laboral de mi puesto de trabajo actual o tengo que reorientarme hacia otro puesto u otras áreas?

Es el momento de definir nuestro objetivo profesional, puede que por mucho que nos empeñemos ya no se demande nuestro perfil en este periodo actual y tengamos que readaptarnos o cambiar nuestro rumbo de vida. Aconsejo si no se tiene las ideas muy claras acudir a un orientador laboral, coach o profesional de los RRHH.

En mi experiencia laboral me sigo encontrando algunas personas que hacen cursos porque un amigo les dijo que tenían salida, y al comprobar que continúan sin conseguir trabajo hacen otro curso totalmente distinto, convirtiéndose  en una persona muy versátil pero sin utilidad práctica para el mercado laboral. Las empresas quieren a personas que junto a una formación determinada disponga de suficiente experiencia laboral (salvo que sean jóvenes y sea su primer empleo), y mucho más si ya tienen cierta edad.

Es una carrera de fondo. Si yo he trabajado toda mi vida de auxiliar de geriatría y quiero encaminarme hacia el área de administración – oficina tengo que ser consciente que probablemente deberé realizar varios cursos de formación ocupacional (siempre que no me plante acceder a un Ciclo formativo, que en algunos casos sería lo más adecuado) con sus consiguientes prácticas no laborales antes de conseguir un empleo en esta área. También debo hacerme una pregunta importante ¿Dispongo de suficiente solvencia económica para dedicar tiempo a la formación  y   así afrontar el reto de reorientar mi proyecto profesional?

n  ¿Cuáles son las condiciones laborales en las que estamos dispuestos a  trabajar?

No todos tenemos las mismas. Hay quién no quiere o no puede trabajar en el turno de noche, fines de semana, con un salario determinado, a determinados kilómetros de distancia, etc. A medida que pasa el tiempo de desempleo, alguna de esas condiciones se va flexibilizando y entonces aceptaríamos con los ojos cerrados aquella oferta que anteriormente rechazamos. Por lo tanto hay que analizar desde el principio  aquellas que en realidad sean insalvables de las que estaríamos dispuestos a aceptar, llegado el momento.

n  ¿Qué otros trabajos queremos desempeñar y como enfocar nuestra candidatura?

Cuando hayamos realizado esa reflexión debemos adaptar nuestro curriculum al puesto al que vamos enviar nuestra candidatura.  Si optamos a ofertas de empleo que no terminan de encajar con nuestro perfil o características personales, lógicamente no podemos enviar a las empresas siempre el mismo cv. Debemos aprender a destacar en nuestro historial profesional lo que cada puesto y empresa requiere, y ocultar aquello que no interese para el mismo. Nuestro objetivo es ser seleccionados, así que lo razonable es ajustarnos dentro de lo posible al perfil requerido.

Por ejemplo, si eres jef@ de laboratorio y quieres participar en un proceso de selección de técnico de laboratorio y entregas tu cv con toda tu amplia experiencia laboral como jef@, tienes bastantes posibilidades que el seleccionador no elija tu curriculum vitae para entrevistar; aunque tu consideres que no te importa trabajar en un nivel profesional menor, además así tendrás menos responsabilidad y menos quebraderos de cabeza, y que económicamente te puedes ajustar.

Pero la empresa y por extensión el seleccionador quiere entrevistar  “técnicos” no “responsables”, su objetivo es encontrar personas adecuadas al puesto, satisfechas con lo que les van a pagar y con los que no haya probabilidades de que vayan a dejar la empresas por que encuentren otro puesto más acorde a sus capacidades, quieren evitar la posibilidad que el candidato después de un tiempo se “aburra” con las tareas del puesto ya que dispone de una mayor cualificación, entre otros motivos. Por lo tanto salvo que modifiques tu cv es bastante probable que no te llamen.

Adapta tu cv al puesto de trabajo que optas: si procedes de un puesto muy cualificado y optas por uno de distinto nivel de cualificación, te aconsejo que no indiques el nombre del puesto, en todo caso el área o departamento, refleja solo las funciones o tareas que consideres importantes (no todas). En el caso de optar por un puesto no relacionado con tu experiencia laboral, analiza si alguna vez has realizado alguna tarea similar e indícala en negrita. Por ejemplo si has sido administrativ@ y ahora quieres optar  a un puesto comercial, destaca la atención telefónica, trato con clientes o captación comercial, etc.

Cuando te quedas en desempleo es preferible que en vez de verlo como una “amenaza” y bloquearte contemplarlo desde la perspectiva de la “oportunidad” y aprovechar ese tiempo para ser mejor profesional o ser otro profesional distinto que disfrute con su trabajo. Tenemos que aprender a ver el vaso medio lleno y ser proactivos para buscar la manera de llenar lo que falta, y si es posible de la bebida que nos gusta.

Si no sabes cómo definir tu proyecto profesional, te recomiendo que entres en la web deMapalaboral es una herramienta que te ayudará a orientar tu trayecto profesional. Como indica en su página: “te ofrece las coordenadas y las herramientas que necesitas para decidir qué camino quieres seguir. Te propone identificar en qué punto estás. Tu situación de partida puede llevarte a explorar los aspectos que todavía no tienes claros, a decidir dónde quieres llegar y/o a actuar para conseguir tú objetivo. A medida que vayas avanzando puedes registrar las conclusiones en el Portafolios del Proyecto Profesional.
Ten en cuenta que Mapalaboral es una herramienta que te ofrece muchas actividades, recursos, informaciones y materiales de apoyo. Quizás no tengas que hacerlo y/o consultarlo todo. Selecciona aquellos aspectos que necesites trabajar y hazlo al nivel de detalle que tu situación requiera.”  

Más recursos en www.5campus.com/empleo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada