lunes, 28 de abril de 2014

¿Haces todo lo que está en tu mano para encontrar empleo?


Por Marta Mouliaá.

Una de las diversas funciones que realizo en mi trabajo y tengo que decir que también, una de las más gratificantes, consiste en impartir un módulo de inserción laboral en cursos gratuitos para desempleados. En ellos, muchos de los  alumnos me transmiten su desconocimiento acerca de los procesos de selección o como hacer un cv adecuado o afrontar una entrevista con probabilidades de éxito. Ese desconocimiento me sigue sorprendiendo.

Hay una pequeña parte de la población que investiga en  la red, se prepara por su cuenta o acude voluntariamente a un profesional para que les asesore. Pero hay muchos otros que ignoran cómo afrontar un proceso de selección con las mayores garantías de éxito, no tienen, ni buscan, esas herramientas que les facilitará el trayecto del acceso a un empleo.

Están convencidos que hacen todo lo posible para encontrar trabajo y que si no lo consiguen es por culpa de la crisis, del seleccionador, o porque siempre hay mejores candidaturas que la suya, etc. No se molestan en reflexionar si  la razón de no encontrar trabajo está también en ellos.

Por duro que suene, una de las cosas que les digo es que si después de un tiempo seguimos en desempleo es el momento de detenernos y  analizar si las acciones que realizamos son las adecuadas y si estoy poniendo todo mi empeño. Es el momento de autoevaluarnos.

¿Haces todo lo que está en tu mano? Algunos se molestan cuando les hago esta pregunta pero cuando profundizo con ellos, comprenden por qué se lo pregunto. Comprobamos en la mayoría de los casos, que efectivamente no están realizando todas las cosas que están a su alcance o no lo hacen de la mejor manera. Otros están en su zona de confort y han asumido la situación de desempleo (están desmotivados) y otros son “cursillistas” profesionales.

Considero que como orientadora hay momentos en los que se debe apoyar y respetar, pero que sin embargo también hay otras situaciones en las  no se puede endulzar su realidad, y se debe ser franco, afrontando la verdad por amarga que sea. “Si no encuentro trabajo después de llevar tiempo en el desempleo, voy a analizar qué hago mal o qué puedo mejorar”. Creo que ese es el punto de partida para avanzar.

Si no encuentro empleo, la regla de oro es averiguar qué es lo que falla y cambiarlo.

n Puede ser tu Actitud. Es muy fácil caer en un círculo vicioso: cuánto más desanimado estás, menos ganas tienes de hacer nada: los sentimientos de  tristeza, disgusto o  “sentirse quemado”  impregnan los demás apartados de tu vida y también la búsqueda de empleo. Dejas de enviar currículos porque consideras que no tiene sentido, acudes con una actitud negativa o irascible a la entrevista…y todo esa desidia, desconsuelo, energía  negativa se percibe. Tienes que ser consciente que nadie quiere en un equipo de trabajo a una persona con ese talante.

Por lo tanto, sé práctico y realista. Si con esa actitud no consigues tu objetivo de encontrar empleo quizá sea la hora de cambiar y aprender a ser constructivo, ilusionarte, en definitiva motivarte de nuevo.

¿Cómo? Dependerá de caso en concreto, la mayoría de las personas tenemos las herramientas en nuestro interior, nos podemos dar cuenta por nosotros mismos si nos evaluamos; también se puede dar la situación de tener cerca alguna persona que nos dé un empujón para impulsarnos hacia delante y avanzar o simplemente nos quite la venda de los ojos; si no, siempre puedes acudir a algún orientador o en última instancia a algún profesional para que te ayude, según sea el caso.

n Puede ser que la forma de plasmar tus datos profesionales en un currículum no permita que el reclutador te encuentre. Debes tener un cv ajustado y adecuado para cada puesto, no uno genérico para todos los puestos y ofertas. Tu cv será visible para el seleccionador cuando los datos de tu historial profesional “salten” a sus ojos, bien porque lo has hecho atractivo, bien porque resaltas aquellos aspectos que coinciden con el perfil del puesto, etc. No le cuentes historias en la que el reclutador se pierda, ni redactes como si fuese una carta. Si quieres alguna recomendación puedes entrar en el siguiente post Consejos prácticos para hacer un cv

n¿Realmente tu cv  lo tienen todos los sitios que ofrecen empleo? Cuando hago esta pregunta la respuesta es, por norma general, que están inscritos sólo en portales como infojobs, infoempleo, alguno más, una o dos ETT y a lo sumo una agencia de colocación.

Así estamos limitando nuestras posibilidades de encontrar trabajo. Por ley de probabilidades, cuántos más sitios estés inscrito, más oportunidades tendrás que alguien te llame. Y no nos olvidemos que los portales de empleo están muy bien pero otro de los sitios donde se suele mover el empleo local, donde nuestras pymes suelen anunciar las ofertas de empleo, son en las agencias de colocación o las ETT.

Organiza y planifica tu inscripción: es una ardua tarea, así que no desesperes e imponte una rutina. En el siguiente post  tienes consejos y recomendaciones #Consejos para ser efectivo en la búsqueda de #empleo
n ¿Previamente has practicado y ensayado las Entrevista de trabajo con algún familiar o amig@? Cuando has tenido la oportunidad de realizar una Entrevista, al término ¿has analizado cómo te ha ido, te has autoevaluado?
Parece que da apuro ensayar con alguien conocido pero es muy importante  preparar la entrevista. Dispones de muchas guías para conocer las posibles preguntas que nos van hacer, en el siguiente enlace encontrarás guías y manuales de empleo. De todas las preguntas, siempre están aquellas que en un 70% de las entrevistas siempre se hacen: ¿Qué puntos fuertes y débiles tienes para este puesto de trabajo? ¿Qué sabes de la empresa? ¿Qué cualidades aportas a la empresa? ¿Cómo te defines? etc. Conociéndolas no tienes excusa si no te las preparas previamente.

El hombre es cómodo por naturaleza, muchas veces vivimos la vida o nos vive ella a nosotros sin preguntarnos si podemos ser mejores o si podemos hacer algo de otra manera más efectiva. Por lo general somos personas de costumbres y rutinas sin cuestionarnos si son buenas o las más adecuadas. Pero cuando las cosas no funcionan o no salen como nosotros queremos, debería ser  un toque de atención para detenernos a pensar en que debemos cambiar.

No podemos seguir confiando en que todo se arreglará gracias a la suerte, el azar o la providencia. Mi consejo: Haz el 100% y luego si quieres, abandónate  y confía. El esfuerzo y el trabajo tienen recompensa. Hay un video muy bueno que descubrí a través de mi hijo adolescente que habla de la cultura del esfuerzo,  el camino del éxito de Luzu.

Ahora, en este mismo momento Tú eres tu trabajo, “tu producto” y tienes que conseguir ser visible para el seleccionador: modifica comportamientos, cv, cómo afrontas una entrevista, o esfuérzate en incluir tu historial profesional en todos los sitios donde está el empleo.

Por mucho que te digamos y te aconsejemos los profesionales de los RRHH, orientadores, amig@s y familia sobre lo que debes hacer eres tú el que tiene que tomar la decisión de cambiar y de qué manera. Desde estas líneas te animo a emprender esa tarea, no tienes nada que perder y mucho que ganar.  
*Si quieres profundizar en el término de branding o marca personal te recomiendo el post de Andrés Pérez Ortega Marca personal es cambio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada